Asomarse a las tutorías en Baradero

5 Abril, 2018
El SUM de la Escuela Marcos Sastre era un aula en el siglo 19. Tiene ventanas con postigos y puertas altas; el suelo está cubierto de tablas y cruje con cada paso..

Los pupitres, que son de madera sólida y hierro, apuntan en fila hacia un escritorio grueso de docente; los armarios, también de madera fuerte y lustrosa, tienen vidrios para exhibir elementos de siglos anteriores: manuales ocre de geografía, plumas y tinteros secos, y fotos con alumnos ceñidos en uniforme y profesoras en gruesos vestidos oscuros.

 

¿Qué es Redes de Tutoría? Conocé el modelo pedagógico que están implementando en #Baradero y describilo en una palabra

https://t.co/Dhg65ftShj pic.twitter.com/IyAETWWwV8

— Red de Escuelas de Aprendizaje (@red_escuelas) 4 de abril de 2018

 

En ese entorno se encontraron —divididos en tres jornadas— 70 docentes y directivos de escuelas de Baradero para trabajar en un modelo educativo innovador. El aire fresco de la mañana estaba teñido de entusiasmo, dudas y ganas de trabajar: <strong>¿de qué se trata #RedesDeTutorías?</strong>“Es un modelo dialógico en donde los estudiantes aprenden entre pares”, resume José María Tejedor, coordinador de los facilitadores que se capacitaron en México y trabajarán con las escuelas de Baradero que se haya ofrecido a participar de Redes de Tutoría. La idea de esta metodología es despertar el interés del alumno o tutorado para que construya el conocimiento del tema de la mano de las preguntas y herramientas que facilita el tutor.

La estructura de aprendizaje se da de esta manera: los tutores se presentan y presentan una vez cada uno un temario. Los tutorados o alumnos eligen al tutor y el tema del que quieren aprender. Algunos tutores están con un tutorado y otros con dos, pero no más porque la relación se basa en la atención y la confianza entre los dos.

 

[Una tutorada comparte lo que aprendió]

En #Baradero estamos tejiendo unas #RedesDeTutoría, que consiste en una relación de aprendizaje dialógico entre tutor y tutorado. pic.twitter.com/k1WpjbPgJ3

— Red de Escuelas de Aprendizaje (@red_escuelas) 21 de marzo de 2018

 

Al inicio hablan un poco de cada uno para poner las bases de la confianza y luego se sumergen en el tema. Empiezan con preguntas previas (“de qué te parece se trata este cuento”, “para qué creés que sirve saber geometría” o “qué es importante de saber historia”) y luego el tutor invita —siempre invita— a que el tutorado se adentre más en el tema: lea un cuento, un problema o pasaje de un historiador.

Luego entre ambos van profundizando en la temática con preguntas estratégicas del tutor y registrando de forma escrita cada conclusión o aprendizaje. Las tutorías para aprender un tema pueden durar varias horas y más de un encuentro: la relación entre tutor y tutorado es distendida, de confianza y constructiva. La idea es que el tutorado sea experto en el tema que recibió para poder convertirse en tutor de otro y así desdibujar los roles de alumno y docente.

“Con los directivos y docentes ya pasamos el proceso de sensibilización de la necesidad y beneficios de llevar adelante esta metodología”, explicó el inspector Néstor Arébalo: “Ahora estamos en el momento de aprendizaje y evaluación de qué elementos tomamos y cómo lo llevamos adelante acá en Baradero”. El desafío que conversaron en comunidad es cómo comenzar a tejer la red docentes, directivos y facilitadores de la metodología para que los alumnos puedan convertirse en tutores.

El terreno para sembrar la iniciativa Redes de Tutoría florezca ya está listo porque las condiciones clave están dadas: el consenso y la voluntad de tejer de a poco y con confianza por parte de los facilitadores, directores, docentes e inspectores.

 

Galeria de Fotos: