La familia y la escuela se unen en la Educación Sexual Integral

19 Septiembre, 2018
Para esta tarea es necesario escuchar y comprender; propiciar el cuidado del propio cuerpo, la valoración de las emociones y los sentimientos; fomentar el amor, la solidaridad, el respeto por la vida y la integridad de las personas.

La Educación Sexual Integral (ESI) consiste en aprender a expresar emociones y sentimientos, a reconocer y respetar valores como la amistad, el amor, la solidaridad, la intimidad propia y ajena y a cuidarse y cuidar a los demás. La tarea es considerada una responsabilidad y, también, una oportunidad tanto para las escuelas  como para las familias.

Para lograr una educación sexual no es necesario ser maestro, médica o psicólogo, ni tampoco hay que saberlo todo. Para comenzar, lo más importante es el afecto, crear climas de confianza, tener una buena disposición y poder escuchar y comprender a los chicos. En primer lugar, es necesario saber que la ESI no es sólo “hablar de relaciones sexuales”. Es mucho más que eso.

La Educación Sexual también tiene que ver con los derechos de las personas; por ejemplo, a ser bien tratados, a no sufrir presiones para tener relaciones sexuales, a que se trate de igual manera a varones y a mujeres, a ser respetados en su orientación sexual y a no ser parte de relaciones violentas.

Existe una Ley Nacional (N° 26.150/06) y una Ley Provincial (N°14.744/15) que dan sustento a la formación sexual de los estudiantes. Estas legislaciones impulsan la enseñanza y aprendizaje de la educación a través de conocimientos científicos pertinentes, precisos, confiables y actualizados desde la perspectiva de género que promuevan el respeto a la diversidad y la no discriminación.

En las escuelas la ESI atraviesa los contenidos de distintas áreas y propician el cuidado del propio cuerpo, la valoración de las emociones y los sentimientos en las relaciones interpersonales, el fomento de valores y actitudes relacionados con el amor, la solidaridad, el respeto por la vida y la integridad de las personas y el ejercicio de los derechos relacionados con la sexualidad.

La Dirección de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires cumple un rol primordial, a partir de la incorporación de la ESI dentro de las propuestas educativas, a fin de asegurar la transmisión de conocimientos de calidad sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral.