El buen diálogo entre las familias y la escuela mejora la educación

26 Junio, 2019
El vínculo que se genera entre las familias y la escuela es una de las claves para mejorar la vida escolar.

Ser escuchados y escuchar. Debatir con libertad, respeto y tolerancia. Buscar soluciones a los conflictos, proponer y participar. El vínculo que se genere entre las familias y la escuela será una de las claves para mejorar la vida escolar cotidiana, el clima institucional y la educación de los niños, niñas y adolescentes.

La experiencia demuestra que cuando se recibe a las familias dando genuinamente la palabra, invitándolos a participar, produciendo un diálogo horizontal y una escucha atenta, se evitan tensiones, malentendidos y conflictos.

Para que esto se produzca, y en términos de corresponsabilidad, es necesario establecer ciertos acuerdos que faciliten la construcción de un buen vínculo.

La escuela abrirá sus puertas para que todos conozcan su organización y sus propuestas; quiénes son los docentes que tiene su hijo ese año; los proyectos y las modalidades de trabajo; los materiales y los recursos necesarios; los días y horarios de atención del docente a las familias; los procesos de aprendizaje y las calificaciones de sus niños; el informe pedagógico y las situaciones significativas que involucren a sus hijos.

La propuesta ideal es que familia y escuela se encuentren, al menos, al inicio del ciclo lectivo; en las tres reuniones que se pautan a lo largo del año y en las entrevistas individuales acordadas y ocasionales.

La escuela necesita que la familia participe de los actos y eventos escolares, de la cooperadora escolar y de las diversas actividades que sean organizadas con otras instituciones.

Además, se les informará de cuestiones comunes a todos a través de la cartelera informativa, el cuaderno de comunicaciones y los teléfonos de contacto. Actualmente, también se usan las redes sociales con fines pedagógicos, la web institucional www.abc.gob.ar, a través de la cual se puede acceder a información de interés. Y también la web exclusiva para las familias: www.abc.gob.ar/padres

En todas y cada una de estas acciones, se preservará la discreción y privacidad correspondiente, como derecho de los niños y la familia.

Para que el proyecto educativo llegue a buen fin se requiere que las familias acompañen y se involucren en las trayectorias escolares de sus niños; se comprometan a garantizar que asistan regularmente a clases y mantengan un diálogo fluido con directivos y el equipo docente para favorecer el aprendizaje.

 

Además, que estimulen espacios de diálogo y escucha con el niño sobre las actividades escolares, novedades, situaciones, emociones vividas; aporten información al maestro que consideren significativa; acompañen a los niños en sus tareas, no realizándolas por ellos, sino ayudándolos a pensar.

Asimismo es importante que las familias animen y reconozcan los pequeños y grandes progresos en los aprendizajes; cuiden las palabras que se dicen ante las dificultades escolares (el error es parte del aprender); favorezcan la confianza con su maestro para expresar sus dudas,  preocupaciones e inquietudes y regulen los tiempos para las tareas y los tiempos para jugar, ya que ambos son importantes.

También, deberán ser cuidadosos en el uso de las pantallas y promover el respeto a las normas que nos regulan como escuela y como sociedad.

El éxito de la educación de los niños depende del trabajo cotidiano y conjunto que lleven a cabo la familia y la escuela.